MEXICO-ESPAÑA (cronica)

Descendientes de exiliados reclaman derecho a ser españoles

Por Veronica Sanz

México, 16 mar (EFE).- Decenas de miles de descendientes de exiliados

españoles se han organizado a través de internet para reclamar al Gobierno

de España que les conceda la nacionalidad de sus antepasados.

Hijos y nietos de refugiados españoles en America Latina y algunos paises

europeos han decidido sumar sus voces en "Morados", una organizacion que

nacio en la red (www.morados.net) y que esta semana fue presentada en la

capital mexicana.

El objetivo de "Morados" es que "el Gobierno español acepte que lo que la

sangre ha dado no debe quitarlo un parrafo de un Codigo" y "resarza la

deuda" que tiene con los espa±oles que se vieron obligados a abandonar su

pais mediante el reconocimiento de sus descendientes, explico a EFE el

presidente de la asociacion, Alvar Acevedo.

Los "Morados", que en poco mas de un mes ya han conseguido unas 40.000

adhesiones, han enviado cartas a todos los legisladores de España con el fin

de promover una modificación del Codigo Civil para que "los hijos y nietos

de español de origen, sin limitacion de edad o lugar de nacimiento, puedan

acceder a la nacionalidad española".

El segundo paso es solicitar el apoyo del rey Juan Carlos, para lo cual

Acevedo viajara a España el proximo dia 25.

El presidente e impulsor de "Morados" dijo que el problema de la legislacion

vigente es que deja desamparados a los descendientes de aquellos españoles

que tuvieron que abandonar su patria tras la guerra civil (1936-1939) y

adquirir el pasaporte de paises que no contemplaban una doble nacionalidad,

como Mexico.

"Somos aqui huespedes y creemos que hoy hay algunos interesados en regresar

a España, que es su casa por sangre y nadie tiene derecho a 'correrlos'

(echarlos)", declaro.

"La razon mas importante por la que pedimos la nacionalidad es porque

reconocemos a España como nuestra y queremos que España nos reconozca como

suyos", indico.

Añadio que los descendientes de los exiliados "nacimos sintiendonos

españoles, fuimos educados como españoles y duele un poco que de repente

Espa±a te diga que no eres español".

Acevedo señalo que su caso es paradojico, pues, si bien sus abuelos, padres

y hermanos son españoles, a el le han denegado la residencia en tres

ocasiones.

Sus abuelos, que adoptaron la nacionalidad mexicana al llegar a este pais

tras la guerra civil, se acogieron a una ley transitoria que estuvo en vigor

entre 1996 y 1997 para regularizar la situacion de los españoles en el

extranjero, lo que permitio arreglar los papeles tambiÚn a sus padres y

hermanos.

Sin embargo, el, como era mayor de edad, se quedo fuera y tuvo que tramitar

su solicitud de residencia como si se tratara de cualquier otro extranjero.

Acevedo reconocio que es dificil que se cambien las leyes porque el "gran

temor" del Gobierno español es recibir una "avalancha" de descendientes de

exiliados, pero, aseguro, eso no ocurriria porque muchos tienen ya su vida

hecha en sus paises de "adopcion" y lo ·nico que desean es que su patria les

reconozca.

Ademas, destaco, "pensar que la llegada de hijos de refugiados seria un

gasto es estar ciego, porque los exiliados somos gente emprendedora".

Rafael Chavez es otro de los hijos de refugiados españoles que quiere

"recuperar la nacionalidad que le fue arrancada a mis padres por la guerra".

Su madre, Encarnacion Fulloa, era una dirigente comunista que llego a México

en 1939 y se tuvo que cambiar el apellido por el de Marin por temor a ser

perseguida por los falangistas, explico Chavez a EFE.

Encarnacion se nego a regresar a su pais tras la muerte de Franco porque "no

creia que debia ser amnistiada por nada", y ahora su hijo no puede reclamar

su nacionalidad y su nieto trabaja en España como un extranjero.

Para Alejandro Perez, director del Colegio Madrid, un centro educativo

fundado por los republicanos exiliados en la capital mexicana, obtener la

nacionalidad española es solo una cuestion de "justicia".

"En un mundo globalizado, ¿por que los que tenemos ese origen no podemos

ser españoles?", se cuestiono Perez, hijo de refugiados.

Los "Morados", que escogieron este nombre en alusion al color que

representaba la "justicia y la libertad" en la bandera republicana española,

afirman que tienen el apoyo explicito de la diputada socialista Ludivina

Garcia y del filosofo Fernando Savater, entre otros. EFE