domingo 17 de marzo de 2002. República Argentina 
.
Reclaman derecho a la nacionalidad española

Hijos y nietos de españoles piden derechos a regresar a su país.

Decenas de miles de descendientes de exiliados españoles se han organizado a través de Internet para reclamar al Gobierno de España que les conceda la nacionalidad de sus antepasados.
Hijos y nietos de refugiados españoles en América Latina y algunos países europeos han decidido sumar sus voces en "Morados", una organización que nació en la red (www.morados.net) y que esta semana fue presentada en la capital mexicana. 
El objetivo de "Morados" es que "el Gobierno español acepte que lo que la sangre ha dado no debe quitarlo un párrafo de un Código" y "resarza la deuda" que tiene con los españoles que se vieron obligados a abandonar su país mediante el reconocimiento de sus descendientes, explicó a EFE el presidente de la asociación, Alvar Acevedo.
Los "Morados", que en poco más de un mes ya han conseguido unas 40.000 adhesiones, han enviado cartas a todos los legisladores de España con el fin de promover una modificación del Código Civil para que "los hijos y nietos de español de origen, sin limitación de edad o lugar de nacimiento, puedan acceder a la nacionalidad española". 
El segundo paso es solicitar el apoyo del rey Juan Carlos, para lo cual Acevedo viajará a España el próximo día 25. 
El presidente e impulsor de "Morados" dijo que el problema de la legislación vigente es que deja desamparados a los descendientes de aquellos españoles que tuvieron que abandonar su patria tras la guerra civil (1936-1939) y adquirir el pasaporte de países que no contemplaban una doble nacionalidad, como México.
"Somos aquí huéspedes y creemos que hoy hay algunos interesados en regresar a España, que es su casa por sangre y nadie tiene derecho a 'correrlos' (echarlos)", declaró.
"La razón más importante por la que pedimos la nacionalidad es porque reconocemos a España como nuestra y queremos que España nos reconozca como suyos", indicó.
Añadió que los descendientes de los exiliados "nacimos sintiéndonos españoles, fuimos educados como españoles y duele un poco que de repente España te diga que no eres español".
Acevedo señaló que su caso es paradójico, pues, si bien sus abuelos, padres y hermanos son españoles, a él le han denegado la residencia en tres ocasiones.