Viernes, 24 de mayo de 2002
.
El PP rechaza que hijos de inmigrantes regulares sean españoles al nacer

El Congreso aprueba que nietos de emigrantes opten a la nacionalidad si residen aquí un año
 
JORGE A. RODRÍGUEZ / PILAR MARCOS | Madrid

El Partido Popular rechazó ayer la petición de todos los grupos de la oposición para que se facilite la nacionalidad 'de origen' a los hijos de inmigrantes legales con residencia permanente en España. La oposición pidió esta mejora como medida de 'integración' de los inmigrantes 'regulares y con voluntad de permanencia'. El PP replicó que todos los hijos de inmigrantes nacidos en España pueden 'optar' a la nacionalidad tras un año de residencia. Esa mejora no ha quedado así recogida en la reforma del Código Civil en materia de nacionalidad que ayer aprobó el Congreso de los Diputados.

La reforma, que aún debe pasar por el Senado, recibió los votos a favor del PP, CiU y Coalición Canaria, la abstención del PSOE, el PNV y el Grupo Mixto, y el rechazo de Izquierda Unida. CiU y CC, en todo caso, anunciaron que mantienen vivas sus enmiendas para el trámite en el Senado y respaldaron buena parte de las defendidas por los demás grupos. Toda la oposición, también los nacionalistas catalanes y canarios, pidieron al PP más flexibilidad tanto en la concesión de la nacionalidad española a los inmigrantes como en su devolución a los hijos y nietos de emigrantes y exiliados españoles que perdieron este derecho al tener que irse de España.

Sólo Izquierda Unida votó en contra, pues es el único grupo que no ve mejora alguna en la reforma aprobada. El resto reconoció un avance. Como 'un pasito positivo, pero sólo un pasito', lo calificó el diputado socialista Julio Villarrubia. Su compañera de partido, Consuelo Rumí, responsable de inmigración en la dirección socialista, lo tildó de 'reforma cicatera'.

Tres son las principales novedades de esta modificación legal, que aún puede ampliarse en el Senado: permite recuperar la nacionalidad española a los emigrantes sin necesidad de que renuncien a la nacionalidad del país de acogida; concede 'la opción' de obtener la nacionalidad española a los hijos de los emigrantes españoles sin límite alguno y sin exigirles ningún requisito más que pedirlo, y permite a los nietos de españoles que perdieron la nacionalidad al emigrar la opción de ser españoles si demuestran ese deseo residiendo un año legalmente en España.

La oposición reclamó al PP que no exigiera ese requisito de residencia a los nietos de españoles. El PSOE dijo que sólo los 'nietos de emigrantes pudientes' que puedan venirse un año a vivir a España podrán recuperar ese derecho. La diputada del PP Ángeles Muñoz, responsable de emigración en la dirección popular, argumenta que 'son millones' los descendientes de emigrantes españoles en el mundo que tuvieron algún abuelo español y que la mayor parte ya no tienen ninguna relación con España, por lo que no tendría sentido concederles la nacionalidad sin requisitos.

Muñoz añade que la ley de Extranjería concede especiales facilidades para obtener el permiso de residencia y de trabajo en España a los hijos y nietos de emigrantes españoles. El artículo 40 de esa ley dice que podrán conseguir ese permiso de residencia sólo con tener una oferta de trabajo, sin que éste deba sujetarse a las condiciones del mercado de empleo que se exige, como norma general, a los inmigrantes.

La oposición criticó también que a los hijos y nietos de los emigrantes se les conceda tan sólo la nacionalidad de opción, y no de origen. El PP respondió que los hijos de esos nuevos nacionalizados que nazcan en España ya serán españoles 'de origen' y que esta 'mínima diferencia' se justifica en la 'ruptura' de esos años de emigración. El Partido Popular criticó además las reclamaciones del PSOE con el conocido argumento de que ese partido tuvo 'casi 14 años' para hacer las reformas que ahora reclama. Ángeles Muñoz recordó una frase pronunciada en 1995 por el entonces ministro socialista de la Presidencia, Alfredo Pérez Rubalcaba, en una anterior reforma del Código Civil sobre nacionalidad: 'Es muy razonable que con relación a los nietos de emigrantes, la recuperación de la nacionalidad española requiera un cierto grado de vinculación, del que será índice la vuelta a territorio español, fijando en él la residencia legal o, en su defecto, la dispensa de este requisito cuando concurran circunstancias excepcionales'. El PSOE replicó que 'el PP lleva ya seis años gobernando y no puede utilizar siempre la excusa de los Gobiernos socialistas'.

El partido del Gobierno mantiene que las facilidades para obtener la nacionalidad española, sobre todo para los inmigrantes y sus hijos, son mayores aquí que en otros países de la Unión Europea, como Francia o Alemania.


Español de origen

La Constitución, en su artículo 11.2, garantiza que 'ningún español de origen podrá ser privado de su nacionalidad'. Sólo son españoles de origen los nacidos de padre o madre española. La oposición ha intentado que se diera este derecho, de forma más genérica, a los hijos de españoles para desvincularlo de la biología, pero el PP se ha negado.

De opción, español

Quienes acceden a la nacionalidad española de opción, ya sea por residencia, por estar sujeto a la patria potestad de un español o, con la reforma actual, por ser hijo o nieto de un emigrante español, pueden perder ese derecho si prestan servicio militar en otro país sin autorización de España y, con la nueva norma, si no utilizan esta nacionalidad por tres años.