Sábado, 18 de mayo de 2002
.
Hijos y nietos de emigrantes y exiliados podrán pedir la nacionalidad sin ningún límite de edad

El PP y la oposición reforman el Código Civil para favorecer a descendientes de españoles
 
P. MARCOS / J. A. RODRÍGUEZ | Madrid

Los nietos de emigrantes españoles, que en buena medida son descendientes de españoles que tuvieron que exiliarse por la guerra civil, podrán recuperar la nacionalidad española si residen un año en España. Los hijos de emigrantes podrán hacerlo sin ese requisito de residencia. Ni hijos ni nietos tendrán límite de edad para recuperar la nacionalidad. Esta ampliación forma parte de la reforma del Código Civil en materia de nacionalidad que discute el Congreso de los Diputados y será ofrecida el lunes por el PP al resto de partidos como una enmienda transaccional. Toda la oposición y los representantes de los emigrantes habían reclamado esta opción, pero sin requisitos ni límites.

El Partido Popular ofrecerá el lunes, en la Comisión de Justicia e Interior del Congreso de los Diputados, una enmienda transaccional para que puedan optar a la nacionalidad española los nietos de emigrantes que residan un año en España. La oposición le reclamará que tal facilidad para los nietos de emigrantes no les exija ese año de residencia. Y los colectivos de emigrantes pedirán al PP que si les va a reclamar ese requisito les den 'facilidades para lograr la residencia legal en España en vez de tratarles, como hasta ahora, como a inmigrantes'.

Los representantes de descendientes de emigrantes españoles han trasladado a todos los grupos parlamentarios su reclamación de que se permita recuperar la nacionalidad española, sin límite, a los hijos y los nietos de españoles que tuvieron que emigrar. Descendientes de emigrantes y exiliados españoles residentes en América y en Europa han remitido 3.500 cartas al rey Juan Carlos con una redacción muy similar en la que le comunican su 'más ferviente deseo por recuperar la nacionalidad española' que tuvieron sus padres o sus abuelos.

Alvar Acevedo López, mexicano pero 'hijo, nieto y hermano de españoles', es el coordinador del colectivo Morados, que agrupa a descendientes de españoles republicanos que tuvieron que exiliarse. Recuerda que en 1997 su madre pudo recuperar la nacionalidad española gracias a una reforma del Código Civil que devolvió este derecho a los españoles de origen que emigraron o se exiliaron. Con su madre, recuperaron la nacionalidad española sus hermanos pequeños, pues estaban sujetos a la patria potestad, pero no él porque ya era mayor de edad. Según ese colectivo, si se permitiera recuperar la nacionalidad a hijos y nietos sin límite ni restricción alguna, el total de nuevos españoles ascendería a 600.000 personas.

El PSOE ha recogido la solución a casos como el de Alvar Acevedo en una enmienda que, de momento, no ha sido admitida por el Partido Popular: defiende modificar el artículo 19.2 del Código Civil de forma que 'también pueda optar a la nacionalidad española de origen el hijo mayor de edad de quien haya recuperado la nacionalidad española'.

El Consejo de la Emigración traslada cada año a las autoridades y los partidos españoles su reclamación para que se facilite a los descendientes de españoles recuperar la nacionalidad. Colectivos de emigrantes como Morados consideran al presidente de honor del PP, Manuel Fraga, como uno de sus 'más sensibles interlocutores' y por ello confían en que el Gobierno y el partido mayoritario atiendan sus reclamaciones.

La diputada del Partido Popular María Ángeles Muñoz, responsable de Asuntos Sociales y Política Migratoria de la dirección de su partido, ofrecerá el lunes la ampliación de la opción de nacionalidad a los nietos de los emigrantes con el objetivo de 'buscar el máximo consenso' con toda la oposición, al igual que ya ha conseguido para dar ese derecho a los hijos de españoles.

La diputada socialista Consuelo Rumí, responsable de Política Social e Inmigración de la dirección socialista, advierte de que el PP sólo facilitará automáticamente la nacionalidad a aquéllos 'cuyo padre o madre hubiesen sido originariamente españoles y nacidos en España', con lo que deja fuera a los hijos de quienes pudieron recuperar la nacionalidad en anteriores reformas. El PSOE, además, pedirá que se amplíe a las parejas de hecho, de cualquier orientación sexual, el beneficio de obtener la nacionalidad que ahora se tiene por matrimonio. El PP rechaza de plano esta opción para 'evitar parejas fraudulentas que se sumen a los ya conocidos como matrimonios de conveniencia'.

La mayor diferencia entre el partido mayoritario y el primero de la oposición no se refiere a la concesión de nacionalidad a los descendientes de emigrantes españoles sino a facilitar ese derecho a los inmigrantes. El PSOE quiere que sean españoles todos los nacidos en España de padres extranjeros si al menos uno de ellos es residente legal aquí. El PP considera que la concesión de la nacionalidad a los nacidos en España después de un año de residencia legal es más que suficiente.