Jueves 21 de noviembre del 2002
.

Hijos de exiliados piden ser españoles
El Parlamento reclama de "manera urgente" la nacionalidad para los 'niños de la guerra'

M. SÁIZ-PARDO.

MADRID. Unos 50.000 descendientes directos de los millares de exiliados durante la Guerra Civil han pedido -hasta ahora sin éxito- al Congreso y a la Administración ser reconocidos como españoles. El colectivo Morados, que agrupa a los hijos y nietos de refugiados españoles, reclamó el lunes al Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, que recurra ante el Tribunal Constitucional la reforma de las leyes sobre acceso a la nacionalidad que entrarán en vigor en enero y que abrirá las puertas a la ciudadanía a miles de descendientes de españoles, pero que negará el pasaporte a los hijos de aquellos españoles descendientes de exiliados que no nacieron en España. Ayer, el Congreso se unió a esta demanda y exigió además al Gobierno una "política integral" que recoja ayudas económicas para los exiliados que aún viven y el derecho al voto para los hijos y nietos de aquellos españoles.

La cruzada de este colectivo les ha llevado ya a enviar 4.000 cartas al Rey para que interceda por los descendientes de exiliados y remitir otras 3.000 solicitudes al presidente José María Aznar para que el Partido Popular acepte que los descendientes de los españoles que no nacieron en territorio nacional también puedan acceder a la nacionalidad.

La Comisión Constitucional pidió ayer al Ejecutivo que esa nueva política no sea sólo un reconocimiento moral sino que incluya también una "protección económica y social" para los ancianos exiliados aún vivos, que en muchos casos se encuentran en una situación financiera muy precaria.

Unas ayudas que el Congreso quiere que se trasladen también a los denominados niños de la guerra que nunca volvieron a un país en el que ya no tenían familia y que se quedaron a vivir no sólo en Rusia, sino en Francia, Bélgica, Reino Unido, México y Dinamarca, tal y como ayer recordó en la Cámara Baja el diputado socialista Alfonso Guerra, presidente de la Fundación Pablo Iglesias.