Asturias, Edición Nº   1548
Viernes, 5 de Abril de 2002
.
Una entidad mexicana reclama la nacionalidad española para todos los nietos de emigrantes
El Consejo de Comunidades Asturianas apoya el cambio de la Constitución

adrián ausín

      La organización mexicana Morados ha iniciado una campaña, a través de su web, para reclamar la nacionalidad española para todos los nietos de emigrantes. La medida, que requiere un cambio constitucional, recibió ayer el respaldo del Consejo de Comunidades Asturianas, que la trasladará a instancias autonómicas y estatales.


Ludivina García Arias, diputada en el Congreso, puso ayer su propio ejemplo para ilustrar la situación actual. Sus padres, informó, emigraron a México tras la Guerra Civil y, siendo hija de asturianos, hoy es española «por matrimonio», dado que entonces había unos plazos para decidir. El Código Civil actual, añadió, «no contempla el acceso de los nietos de españoles a la nacionalidad». Y esto, a su juicio, es tanto como negar los «derechos de sangre». Y dar la espalda, además, a la memoria histórica.

Estos criterios son los que decidieron a la parlamentaria asturiana a apoyar, con entusiasmo, la iniciativa de Morados y comparecer ayer, junto a su representante, Alvar Acevedo, un mexicano nieto de españoles, en el Consejo de Comunidades Asturianas.

Acevedo explicó la iniciativa lanzada en todo el mundo a través de su web (morados@morados.net) para hacer valer el párrafo de la Constitución donde se recoge «la igualdad de derechos con independencia del lugar de nacimiento». Hasta ahora, informó, ha recabado unas 3.000 adhesiones de nietos de emigrantes y se propone remitirlas al Rey, el presidente del Gobierno, el Congreso, el Senado y el Consejo de Comunidades Asturianas, dada la importancia de la emigración en el Principado.

«Pedimos a España el resarcimiento de una deuda moral e histórica que tiene con nosotros. Es una medida que no perjudica a nadie», señaló. «Resulta increíble que países como México o Argentina hayan tratado mejor a mis ascendentes que España a sus descendentes», apostilló.

El coordinador de Morados comentó, además, que se trata de una decisión «romántica», pues muchos no utilizarían dicha nacionalidad. Y en caso afirmativo, opinó que se trataría de «un retorno positivo». «Se trata de los nietos de gente que contribuyó decisivamente, en su día, al desarrollo económico del país. Son jóvenes con formación y serían una emigración integrada, en un momento en que se están abriendo las puertas a otros países sin ningún tipo de vínculo familiar», apostilló García Arias.

 

Debate en el Congreso

 

La diputada recordó que el tema se discutirá próximamente en la Comisión de Justicia e Interior al haber tres iniciativas al respecto, dos de PSOE e IU para modificar el Código Civil en este sentido, y otra del PP que mantiene el condicionante de ser hijos de nacidos en España para adquirir la nacionalidad. «Esto es el broche de oro de la Ley de Extranjería en un país necesitado de población joven», criticó.

El presidente del Consejo de Comunidades Asturianas, Antonio Trevín, recibió ayer «con simpatía» la iniciativa de Morados al considerar que aglutina «un clamor social» en toda Hispanoamérica que tiene especial calado entre los de origen asturiano. El próximo lunes, avanzó, la trasladará a la comisión delegada de la entidad y, una vez aprobada, planteará la demanda en instancias autonómicas y estatales. «Recurriremos a todas las vertientes sociales y políticas», anotó.

El presidente de la organización juvenil Andaluces por Europa, José Vázquez, se ha sumado también a la campaña de Morados, a la que brindó todos sus medios y su capacidad de lucha. «Los emigrantes defienden la cultura y las tradiciones españolas con más mimo que nosotros mismos», resaltó.