Por medio de la presente solicitamos la enmienda a las tres proposiciones de Ley en materia de nacionalidad, presentadas por el Grupo Parlamentario Federal de Izquierda Unida (122/000150), el Grupo Parlamentario Popular (122/000109) y el Grupo Parlamentario Socialista (122/000102),

Por las siguientes razones:

El Código Civil vigente Español, trata el tema de la nacionalidad de la siguiente manera:

“Artículo 17.

1.    Son españoles de origen:

a) Los nacidos de padre o madre españoles.

b) Los nacidos en España de padres extranjeros si, al menos uno de ellos hubiera nacido en España. Se exceptúan los hijos de funcionario diplomático o consular acreditado en España.

c) Los nacidos en España de padres extranjeros, si ambos carecieren de nacionalidad o si la legislación de ninguno de ellos atribuye al hijo una nacionalidad.

d) Los nacidos en España cuya filiación no resulte determinada. A estos efectos, se presumen nacidos en territorio español a los menores de edad cuyo primer lugar conocido de estancia sea territorio español.

e) La filiación o el nacimiento n España, cuya determinación se produzca después de los dieciocho años, no son por si solos causa de adquisición de la nacionalidad española. El interesado tiene entonces derecho a optar por la nacionalidad española de origen en el plazo de dos años a contar desde aquella determinación.“

Artículo 20.

1. Tienen derecho a optar por la nacionalidad española las personas que estén o hayan estado sujetas a la patria potestad de un español, así como las que se hallen comprendidas n el último apartado de los artículos 17 y 19.

2. La declaración de opción...”

Si en teoría el Código Civil Español está fundamentado en el principio del “ius sanguinis”, el tratamiento que se le está dando al tema de Nacionalidad en este momento es insuficiente, dado que no está considerando a los que habiendo heredado sangre española, por causas no deseadas por nadie, nacieron en un país huésped, producto de las cuantiosas emigraciones que han hecho españoles por el mundo.

En concreto esta normatividad está excluyendo a los hijos de Españoles de Origen nacidos en España que por causas de vida hayan tenido que abandonar el territorio Español, y que para poder sobrevivir en un país huésped hayan optado por una segunda nacionalidad antes del nacimiento de sus hijos, por que entonces en el momento que nacieron sus hijos se presume que habían perdido la nacionalidad  española, y sus hijos ya no tienen derecho a esta.

En consecuencia los nietos de estos Españoles de Origen tampoco pueden adquirir la nacionalidad, dado que sus padres no la obtuvieron, o si la obtuvieron fue por medio de un Real Decreto Transitorio de 1996 que termino en 1997, cuando muchos de sus hijos ya eran mayores de edad, donde entonces algunos pudieron optar por la nacionalidad por estar bajo la patria potestad de un español (art. 20 frac. 1). Dando situaciones tan singulares como absurdas de familias, donde los padres son españoles y sus hijos se parten en dos bloques los que son y los que no.

Artículo 14. de la Constitución Española Vigente:

Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra contradicción o circunstancia personal o social.”

¿En base a esta declaración de igualdad hecha por la máxima ley Española, no resulta entonces inconstitucional el actual tratamiento que se da al tema de la Nacionalidad?

Evidentemente sí, es inconstitucional por su tratamiento desigual a la descendencia de iguales, por que si no habría que explicar:

¿Porqué el español que nació en territorio español y vivió en territorio español puede transmitir a su descendencia la nacionalidad por principio del “ius sanguinis”, convirtiendo estos en “españoles de origen”, mientras que el español que nació en territorio español y no pudo vivir por la causa que sea en territorio español sólo transmite a sus hijos la nacionalidad, si no recibió antes del nacimiento de estos otra nacionalidad siendo estos “españoles no de origen” e imposibilitando a esta segunda generación la transmisión de la nacionalidad a sus hijos a menos que estos hubieran sido menores de edad cuando sus padres ya eran españoles?

Vistas así las cosas, y bajo la resguarda del Artículo decimocuarto constitucional no sería la forma más fácil, justa, e igualitaria redactar el código Civil de esta forma:

Artículo 17.

 

1.          Son Españoles o Españolas:

a)    Los Hijos de Español o Española.

b)    Los nacidos en España de padres extranjeros si, al menos uno de ellos hubiera nacido en España. Se exceptúan los hijos de funcionario diplomático o consular acreditado en España.

c)    Los nacidos en España de padres extranjeros, si ambos carecieren de nacionalidad o si la legislación de ninguno de ellos atribuye al hijo una nacionalidad.

d)    Los nacidos en España cuya filiación no resulte determinada. A estos efectos, se presumen nacidos en territorio español a los menores de edad cuyo primer lugar conocido de estancia sea territorio español.

e)    La filiación o el nacimiento n España, cuya determinación se produzca después de los dieciocho años, no son por si solos causa de adquisición de la nacionalidad española. El interesado tiene entonces derecho a optar por la nacionalidad española de origen en el plazo de dos años a contar desde aquella determinación.“

Redactando de esta manera el código civil español quedaría perfectamente acorde con el principio del “ius sanguinis” y perfectamente de acuerdo al artículo decimocuarto constitucional. 

Ahora si hemos de tomar como punto de partida las tres proposiciones de Ley en materia de nacionalidad, presentadas por el Grupo Parlamentario Federal de Izquierda Unida (122/000150), el Grupo Parlamentario Popular (122/000109) y el Grupo Parlamentario Socialista (122/000102), que enmiendas habrían que hacerle a cada una para que estas cubrieran las necesidades anteriormente detectadas. 

Proposición de Ley 122/000150 Modificación del Código Civil en materia de adquisición y recuperación de la nacionalidad.

Presentada por el Grupo Parlamentario Federal de Izquierda Unida.

Si analizamos en su propuesta el inciso “d” de la primera fracción del artículo 17. (“d) los nacidos fuera de España de padre o madre que originalmente hubieran sido españoles”), volveríamos al mismo punto de partida, ya se resolvería el problema para los hijos de los Españoles de Origen, sin importar que hayan nacido fuera de España, pero los hijos de estos no tendrían derecho a la nacionalidad, por lo que entonces estaríamos hablando de una contradicción con el artículo 14. de la Constitución dado que habría españoles de origen que transmiten a sus hijos y españoles no de origen que no transmitirían nada a sus hijos, por tanto no habría igualdad.

La única forma de que esta propuesta esté completa es por medio de nuestra propuesta previa enmendando el artículo 17. de la siguiente manera:

1.          Son Españoles o Españolas:

a)       Los Hijos de Español o Española.

Proposición de Ley 122/000109 Modificación del Código Civil en materia de nacionalidad.

Presentada por el Grupo Parlamentario Popular en el Congreso.

Esta propuesta podría ser enmendada de la siguiente forma y resolvería la situación aquí planteada, modificando al inciso “b” de la primera fracción del artículo 20. que dice “b) Aquéllas cuyo padre o madre hubiera sido originalmente españoles, y nacidos en España.”, quedando así:

 “b) Aquéllas cuyo padre, madre, abuelo o abuela hubiera sido originalmente españoles, y nacidos en España”

Por que si sólo se le quitara él “...y nacidos en España” quedaríamos en la misma situación de desigualdad planteada por la propuesta anterior.

Proposición de Ley 122/000102 Modificación del Código Civil en materia de nacionalidad.

Presentada por el Grupo Parlamentario Socialista.

La única forma de que esta propuesta esté completa es por medio de nuestra propuesta previa enmendando el artículo 17. de la siguiente manera:

1.          Son Españoles o Españolas:

a)       Los Hijos de Español o Española.

Es importante tomar en consideración que lo que aquí se plantea no lacera los intereses de nadie ni las posiciones políticas de ningún partido, es una propuesta incluyente, que beneficiará desde los descendientes de los Españoles Residentes fuera de España que han votado todos estos años por Fraga en Galicia que es miembro del Partido Popular, hasta los descendientes de los Refugiados Republicanos Españoles de la Guerra Civil, Refugiados que defendieron a la República que dio cabida a partidos como el Socialista o el Vasco, y a los cuales toda España continua en deuda, por que ellos no emigraron, fueron corridos de su tierra y reconocerles su calidad de españoles a ellos y a sus descendientes que no nacieron en España por que no tuvieron otra opción, es la única forma válida de resarcirlos.

Atentamente,

 ALVAR ACEVEDO LÓPEZ

coordinador morados  www.morados.net

alvar@morados.net