Boletín Informativo

número IX

21 de Noviembre del 2002
. ..
Cuarta Etapa

 

Recuerda que la cuarta etapa concluye el próximo 30 de Noviembre, es importante tu colaboración para lograr nuestros objetivos.

¡PARTICIPA!

Si deseas conocer la carta que ha presentado morados al Defensor del Pueblo, a la cual de adhieren sus miembros haz "clic" aquí.

 

Quinta Etapa

 

Hemos iniciado la quinta etapa, una etapa persuasiva, donde se pretende sensibilizar con nuestra causa evitando que caiga en el olvido y promoviendo su inmediata solución.

La quinta etapa de morados, será realizada por las diversas coordinaciones de morados, desde las cuales se establecerá un diálogo directo con las instancias y personas necesarias para promover nuestra causa.

En este momento hemos iniciado la 5ta etapa entregando en los registros de los destinatarios, una carta solicitando la reconsideración del tema, la ayuda solidaria y la defensa a nuestra causa.

Estas cartas se le han entregado a las siguientes personas:

- S.M. Don Juan Carlos; Rey de España.

- Sr. Don José María Aznar López; Presidente de Gobierno.

- Sr. Don Manuel Fraga Iribarne; Presidente de la Xunta de Galicia.

- Sr. Don José María Michavila Nuñez; Ministro de Justicia.

- Sr. Don Alfonso Guerra González; Presidente de la Fundación Pablo Iglesias.

 - Sr. Don Javier Arenas Bocanegra; Secretario General PP.

- Sr. Don José Luis Rodríguez Zapatero; Secretario General PSOE.

- Doña Ángeles Muñoz Uriol; Secretaría de Asuntos Sociales y Política Migratoria PP.

- Doña Consuelo Rumí Ibáñez; Secretaría de Políticas Sociales y Migratorias PSOE.

Seguiremos informando los avances que tengamos y las acciones que realicemos.

 

Dossier de Prensa

 

Conoce los últimos artículos que han sido publicados en la prensa española sobre Morados.

EL PAIS 2 de noviembre de 2002
Colpisa 20 de noviembre de 2002
Hoy 21 de noviembre de 2002
Diario La Rioja 21 de noviembre de 2002
La verdad 21 de noviembre de 2002
Heraldo de Aragón 21 de noviembre de 2002
Diario de Cádiz 21 de noviembre de 2002
Diario de Sevilla 21 de noviembre de 2002
El Día de Córdoba 21 de noviembre de 2002
IDEAL 21 de noviembre de 2002
Diario de Jerez 21 de noviembre de 2002
El Norte de Castilla 21 de noviembre de 2002
La voz de Galicia 21 de noviembre de 2002
Europa Sur 21 de noviembre de 2002
Diario de Burgos 21 de noviembre de 2002

 

Noticias

 

El Congreso condena la dictadura franquista y reivindica a sus víctimas.

-Todos los partidos exigen al Gobierno que ayude a recuperar los cadáveres de miles de asesinados durante la guerra civil aún enterrados en las fosas comunes.

Madrid, 20 nov. (COLPISA, Melchor Sáiz-Pardo).

            La resolución se produjo, por primera vez, con la unanimidad de todos y cada uno de los grupos del Congreso de los Diputados, incluido el PP. La casualidad hizo que, además, la votación se produjera en fecha significada, el vigésimo séptimo aniversario de la muerte del dictador Francisco Franco. La cámara baja condenó este miércoles de manera expresa los pasados regímenes totalitarios de España, incluido el franquista, "contrarios a la libertad y a la dignidad de todos los ciudadanos", y acordó reivindicar el papel histórico de "cuantos padecieron la represión de la dictadura".

            Hasta ahora, las repulsas del Parlamento al franquismo habían salido adelante en anteriores legislaturas sin el apoyo 'popular'. Pero el interés de todos los grupos parlamentarios evitó que, una vez más durante esta legislatura, las iniciativas para reconocer a las víctimas republicanas de la represión franquista y mostrar así la reprobación del Parlamento al pasado régimen se vieran frustradas por la falta de consenso y por los matices irrenunciables para las diferentes partes.

            Hoy, en la Comisión Constitucional, se debatían cinco diferentes proposiciones no de ley para honrar y recordar a los "hombres y mujeres que padecieron la represión del régimen (franquista) por defender la libertad", incluidos los exiliados y los niños de la guerra. Las iniciativas de IU, PSOE y Grupo Mixto parecían, de nuevo, destinadas a ser rechazadas, tal y como ha ocurrido en anteriores ocasiones, por discrepancias de forma y fondo entre la oposición y  el Partido Popular, formación que nunca había suscrito en el Congreso un documento que tildara expresamente al anterior régimen de "dictadura" o "totalitarismo".

            Pero la historia no se repitió. Todos los grupos hicieron suya una enmienda transaccional del Grupo Popular, discutida y pactada contrarreloj fuera del hemiciclo durante las últimas horas, que incluía el reconocimiento a las víctimas del bando nacional y la calificación del franquismo como "dictadura".

            "El Congreso de los Diputados reafirma el deber de nuestra sociedad democrática de proceder al reconocimiento moral de todos los hombres y mujeres que fueron víctimas de la Guerra Civil española, así como de cuantos padecieron más tarde la represión de la dictadura franquista". Así quedó el punto tercero de la declaración conjunta. Un documento que insiste en que este recuerdo no debe servir "para reavivar viejas heridas o remover el rescoldo de la confrontación civil".

            La iniciativa legislativa consensuada fue más allá: la cámara baja manifestó su "repulsa" implícita a la dictadura, un rechazo que antes no se había logrado ante la negativa del PP a revisar la historia. "Nadie puede sentirse legitimado, como ocurrió en el pasado, para utilizar la violencia con la finalidad de imponer sus convicciones políticas y establecer regímenes totalitarios contrarios a la libertad y a la dignidad de todos los ciudadanos, lo que merece la condena y repulsa de nuestra sociedad democrática", proclamó hoy la Comisión Constitucional.

            Con estas líneas, el PP dio por zanjada la reiterada polémica parlamentaria por su negativa en los últimos años a condenar el alzamiento militar de 1936 que terminó con la Segunda República.

Fosas comunes

Pero los parlamentarios de izquierdas no querían que la proposición se quedara en una mera declaración de intenciones, sino que incluyese compromisos concretos con los familiares de las personas asesinadas durante el conflicto armado y en los años posteriores de represión. En particular, reclamaron que estos familiares puedan honrar la memoria de las entre 35.000 y 100.000 personas, la mayoría del bando republicano, que siguen enterradas en centenares de fosas comunes ubicadas en las cunetas y cruces de carreteras y junto a las tapias de cementerios de numerosas localidades de toda España. 

El Parlamento pidió el "apoyo de las instituciones"  para respaldar cualquier iniciativa de los familiares para recuperar e identificar esos cuerpos, tal y como recientemente había reclamado la ONU. Unas excavaciones que sólo han comenzado -de la mano de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica- en fosas de El Bierzo (Léon), Caleruega (Burgos), Candeleda (Ávila) y Valdestillas y Nava del Rey (Valladolid), con el sustento de algunas administraciones locales, pero sin que exista un plan integral para exhumar cadáveres en todas las decenas de fosas conocidas.

            "El conflicto de las dos españas no terminará hasta que no se devuelvan los cuerpos a los familiares", explicó el portavoz parlamentario de IU, Felipe Alcaraz, uno de los principales promotores de la iniciativa legislativa para buscar apoyo institucional a las excavaciones.

Satisfacción

El acuerdo para condenar la dictadura franquista, y, sobre todo, para el reconocimiento moral a las víctimas de Franco y de la guerra civil provocó la satisfacción de todos los diputados, que hablaron, incluso, de decisión "histórica".

            La portavoz de Eusko Alkartasuna, Begoña Lasagabaster, dijo que la iniciativa es un buen paso para "rescatar la historia silenciada". Desde el PSOE, Maria Amparo Valcarce aseguró que esta moción es una oportunidad para que "la democracia salde una deuda pendiente" con aquellos republicanos que "dieron su vida por la legalidad" y que no han tenido "ni reconocimiento ni honra, sólo la memoria silenciada".

            El diputado 'popular' Manuel Atencia, por su parte, hizo hincapié en el hecho de que la cámara baja hubiera sido capaz de consensuar un "texto de todos, desde la integración, la concordia, la reconciliación y la convivencia".